Vista Panorámica


hughLuego de pasar horas frente a obras de arte tan reconocidas como El Jardín de las Delicias (El Bosco), Las Meninas (Diego Velazquez), 2 y 3 de Mayo de 1808 en Madrid  (Francisco de Goya), La Guernica (Pablo Picasso), y Composición VI (Vasily Kandinski),* es evidente que para hacer historia, seas artista, empleada o empresaria las reglas del juego son las mismas.

  1. Tomar riesgos. Los artistas se arriesgan desde ese instante que deciden crear algo que no existe. Si no lo hicieran, jamás crearían una obra.  En el mundo del trabajo es cuando te sales de tu zona de comodidad cuando progresas – y avanzas en tu carrera.  Es imprescindible tirarse al agua – y empezar a nadar. Así sea en la dirección contraria. Ya que solo la retroalimentación de tus acciones son las que te permiten encontrar soluciones. Es decir, paralizada en el borde de la piscina, solo veras a otros nadar – y a la vez aprender de sus errores y retos, y de esa forma progresar.  Intenta verlo como un juego en el que única forma de divertirte es jugando – no mirando a otros jugar.
  2. Autoconfianza. Aquellos artistas, al igual que gran parte de personas en el mundo de los negocios, que han hecho historia, han sido innovadores.  Eso quiere decir que hicieron lo que otros antes que ellos no habían hecho – y posiblemente tampoco creían posible. Como tal su único punto de referencia eran ellos mismos – ya que si buscaban aprobación externa arriesgaban ser tildados de locos (cosa que en algunas épocas les costaba la vida).  En cierta forma su autoconfianza era su mejor aliado.  En el mundo del trabajo la colaboración y el trabajo en equipo no dan vía libre a la falta de autoconfianza. Ambos producen los mejores resultados cuando cada integrante cree en si mismo – y aporta al máximo sus fortalezas.
  3. Disciplina. Posiblemente la reputación que tienen los artistas de tener vidas personales desordenadas (dentro de los nombrados anteriormente, la mas memorable es la de Picasso), opaca lo exigente que es el arte como profesión.  Ni por un nanosegundo dudes del rigor y de la metodología que se requiere para  hacer buen arte – ese que hace historia. Aunque existen diferentes estilos de trabajo; hagas lo que hagas, desde donde mas te convenga, de la forma como mejor te parezca, a las horas que escojas, recuerda que los mejores resultados se alcanzan por medio del trabajo enfocado, realizado con compromiso – ambos requieren de disciplina.
  4. Visión. Es precisamente un mayor desarrollo, innato o facilitado, de la inteligencia visual la que lleva a muchos a ser artistas.  ¿Ya que como mas se crea algo de la nada? Aun así, el hecho que no lleves la marquilla de artista, no quiere decir que no tienes capacidad de visualizar – y ser creativa para ver más allá de lo tangible. Trabajar dentro de un cubículo u oficina no excluyen la creatividad.  Sea que estés trabajando con Excel, PowerPoint o SAP,  hay campo para tu creatividad.  Si alguien – por ejemplo tu jefe – te dicen lo contrario, re lee el punto 2.

Buena semana.

*Escogí no mencionar a mujeres artistas – aunque abundan en la historia de la humanidad. Es mi forma de resaltar la falta de obras de mujeres en los principales museos de Madrid.  Curiosamente en el Museo Reina Sofía se encuentra 1 planta – de 5  – destinada a obras de mujeres. Aun así, las presentan dentro de un contexto feminista. Trato que insinúa que una mujer no feminista no es artista.

¿Te gusta el cartoon? Gracias Hugh MacLeod – encuentra mas en este link.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>