Un Bouquet Para Todas


picasso-hand-with-flowers2Flores vienen, tarjetas van.  Chocolates y faciales se reparten a madres alrededor del mundo, mientras palabras de amor y agradecimiento perfuman el aire durante la celebración del Día de la Madre (solo hay una). 

¿Pero realmente que hay detrás de esta celebracion? ¿Que queda, después de que Hallmark, Lindt y FlowersExpress se hacen su mayo?

Si miras bien, te darás cuenta que hoy es el día para celebrar la fuerza de vida que llevan todas las mujeres por dentro.  Así seamos madres o no, a todas nos corre una energia femenina – que complementa la energia masculina.  Y así sea esa fuerza de vida la que hace posible volvernos madres, también hace posible mucho mas, en especial en el mundo del trabajo.

Con esto no pretendo quitarle la atención (uber merecida) a las madres alrededor del mundo. Después de pasar 30 minutos – cronometrados – pendiente de mis tres sobrinos, pienso que se merecen mil días de la madre – no uno solo.  (¡¿Como lo hacen?!) 

En vez busco estirar el alcance – y celebrar la feminidad como la fuente de poder que es.  Aunque aun se cometen atrocidades contra mujeres alrededor del mundo, hoy por hoy podemos decir que la feminidad es claramente una fuente de poder y placer – y no de dolor, como lo ha sido por generaciones.

Ese es un privilegio que posiblemente muchas de nuestras abuelas no tuvieron.

¡Y eso amerita una celebración!

 (Hombres leyendo esto – relájense. Por empezar, como el comunismo, el movimiento feminista ya paso de moda.  Además, en su esencia, esa fuerza de vida que corre por las venas de sus madres, hermanas y colegas, es un regalo que la naturaleza nos dio a las mujeres para hacer bien en el mundo.  Así que venimos a colaborar con ustedes para así mejorar el estado de las cosas – no venimos a quitarles nada.)

Para ser funcional en el mundo del trabajo, es claro que es un requisito básico saber usar la razón y pensar – y en general ser cerebral. Es lo que nos permite analizar situaciones, resolver problemas, diseñar estrategias, planear nuestro tiempo, establecer metas, y manejar proyectos y equipos.  Todos aspectos importantes de una vida laboral sostenible – y posiblemente exitosa.

Pero para potenciarte en tu carrera es necesario que seas cerebral, y que  además traigas tu feminidad y sensibilidad al cubículo y a la sala de juntas. Te diferenciará de aquellas colegas que han olvidado ser femeninas y sentir de 9 a 5. Aclaro que ser femenina y sensible no quiere decir ser explosiva, mal geniada o llorar frente a tus colegas.  Eso es falta de inteligencia emocional, no es ser abundante en fuerza de vida.  (Por si no me crees, también he visto a colegas hombres llorar.)

Si hasta ahora, buscando pertenecer a un mundo primordialmente masculino y como tal principalmente cerebral, aprendiste a pensar – y olvidaste sentir, no te preocupes que aunque no la sientas, esa fuerza de vida corre por tus venas. Es parte de tu naturaleza.

Entonces, ahora mismo, cierra los ojos. Identifica hacia donde va tu atención.  La mía tiende a ir hacia arriba – en la dirección de mi mente. Si ese es tu caso, intencionalmente baja tu atención hacia tu vientre.  Siéntelo.  Anda, que nadie esta mirando.  Con el tiempo será natural para ti conectarte con tu fuerza de vida – con tu feminidad – y solo accederás a tu mente cuando la situación la requiera. No lo contrario.

Ahora si, feliz día de la feminidad!

 

(Picasso era uno de los artistas preferidos de mi madre Sara)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>