la otra pieza del rompecabezas


Esta semana presente una conferencia a un grupo de estudiantes de la organización CDA Forjar – entidad sin ánimo de lucro dedicada a apoyar a personas de estratos 1 y 2 por medio de cursos técnicos.  Entre lo principal ofrece computación, panadería, peluquería y estética, costura, ingles y Frances.  Con un enfoque de apoyo integral a la comunidad, además ofrece un servicio de micro crédito y otro de apoyo en la consecución de empleo.  Sin duda me sentí honorada con la invitación.

De la experiencia, me llamó la atención como, desde el comienzo, fui encasillada y tildada como “la conferencista motivacional”.  Al presentarme, el profesor de planta que hizo la introducción, fue muy exacto en diferenciar el contenido de mi presentación con el que los estudiantes reciben en los cursos técnicos, como computación, mercadeo, panadería.  Percibí que en la mente de muchos en el auditorio, el contenido de mi charla era algo bonito y opcional, y no una pieza necesaria en sus caminos al éxito.  Mas aun note como tan solo de los más de 40 estudiantes que atendieron, solo 2 tomaron notas.  Cifra que sospecho es considerablemente más alta durante los cursos técnicos.  Es decir, al encasillar el contenido como “motivacional”, el mensaje implícito fue que lo realmente necesario en el camino a su éxito es lo técnico.  Lo demás son arandelas decorativas, y como tal un lujo y no una necesidad.

Frente a esa experiencia, siento la responsabilidad de aclarar:

  1. El contenido de este blog, el del libro que escribí que esta próximo a publicarse (desArréglate) y de presentaciones como las que di, no es motivacional, tampoco es de auto superación y mucho menos de auto ayuda.  Más que todo la temática de mis escritos y presentaciones es acerca de las comúnmente conocidas como competencias blandas, como el liderazgo, la autonomía, y la responsabilidad.
  2. Tildar el material que comunico como motivacional, de auto superación o de auto ayuda  es errado ya que ¿acaso aprender acerca de temas técnicos (competencias duras) – como la contabilidad, la computación y la panadería – no motivan?  ¿Acaso dichos temas no aportan a la mejora de una persona; y no apoyan su crecimiento personal – y como tal conllevan a la superación personal? Claro que si.  La adquisición de conocimiento, duro o blando, tiene el potencial de motivar, superar y ayudar a un profesional.  Como tal ninguno de esos tres términos (motivacional, auto superación y auto ayuda)  son categorías per se.  Más bien son términos que describen lo que resulta de la adquisición de conocimiento, sea este duro o blando.
  3. La adquisición de competencias blandas y conocer acerca del aspecto mas filosófico, teórico e intangible del trabajo, son piezas integrales en el camino a tu éxito – no meras arandelas decorativas.  Dicho conocimiento juega un papel protagónico porque llena de propósito y significado cualquier actividad técnica que desempeñes.  Como tal humaniza la experiencia y consecuentemente ayuda a mantenerte enfocada y comprometida.  Es el trabajo deshumanizado, sin un propósito y significado mas allá de la actividad en si, que a los humanos nos hace sentir miserable.  Aparte de eso no ser deseable, no es sostenible.
  4. En vista de la evidencia arrojada por miles de estudios clínicos, siendo “Hard Evidence on Soft Skills” uno de los mas citados (haz click para adquirir el PDF), relegar las competencias blandas a algo opcional y no requerido,  es del siglo pasado.  En el siglo 21 sabemos que como profesionales contamos con esto y lo otro – con lo duro y lo blando – para alcanzar el éxito.  Como tal ambos merecen igual atención.

Buena semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>