El Costo (ni tan) Escondido


Pocas expresiones me incomodan tanto como la comúnmente usada: “Soñar no cuesta nada.”

Por empezar, son pocas las expresiones que están tan lejanas a la realidad y son pocas las que engañan tanto a tantas personas.  Esa frase por si sola ha popularizado la creencia que esta bien soñar y proceder a hacer absolutamente nada al respecto – ya que hacerlo no cuesta nada. 

Si eres una de las que crees en lo anterior – que soñar no cuesta nada –  te invito a que pienses en el costo de oportunidad que incurrimos todos cada vez que soñamos y decidimos hacer nada para alcanzar nuestros sueños.  El costo de oportunidad es un término de la ciencia de Economía que calcula la ganancia que se sacrifica al escoger hacer una cosa en vez de otra.  Aun cuando es difícil calcular con absoluta precisión que se hubiera ganado, el costo de oportunidad es aceptado como un costo real y es comúnmente considerado en decisiones de negocio. 

En el caso de tus sueños, se refiere a todo aquello que dejas de ganar materialmente y demás, por escoger, por ejemplo, ver horas de televisión o chatear con amigas, en vez de enfocarte y trabajar en función de tus sueños. 

Piensa en lo siguiente:

¿Qué hubiera dejado de ganar Shakira Isabel Mebarak Ripoll si hubiera pasado noches enteras chismoseando con sus amiguitas, en vez de estar en un estudio grabando aquel primer álbum que la ayudo a salir de Barranquilla donde cantaba con las bandas locales?  ¿Qué hubiera dejado de ganar Juan Manuel Santos si hubiera pasado fines de semana enteros viendo televisión, en vez de desarrollar una hoja de vida que le permitiera salir del negocio de su familia y entrar al ámbito político?  ¿Que hubiera dejado de ganar Fernando Botero si se hubiera quedado en Bogota, cómodamente haciendo tertulia con sus amigos, en vez de arriesgarse e irse a vivir a Barcelona y luego a Madrid?

Entonces: ¿Qué toma alcanzar tus sueños? 

Mientras lees la siguiente lista de tips, te invito a pensar en los más de 5,000 atletas que en pocos días estarán compitiendo en los Trigésimos Juegos Olímpicos y en los Dieciseisavo Juegos Paralimpicos durante el verano norteño en Londres.  Cada una de esas más de 5,000 personas es evidencia que los sueños si se hacen realidad.  

Tips alcanzasueños:

Claridad – Para alcanzar tus sueños, primero debes perseguirlos.  Aun así, antes de salir corriendo en la dirección de tus sueños, pausa.  Y pregúntate: ¿están mis sueños en línea con:  

  • ·         Lo que es importante para mi, con mis valores;
  • ·         Lo que me gusta; mi pasión;
  • ·         Lo que hago mejor que muchos; mi talento?

La probabilidad de alcanzar tus sueños jugara a tu favor cuando tus metas están en línea con tus valores, tu pasión y tu talento.

Acción – Es cierto lo que canta Lou Reed: “Between thought and expression, lies a lifetime.” (Eso quiere decir que: Una vida separa el pensamiento de la acción).  Es decir, cuando sabes para donde quieres ir, es imprescindible tomar acción.  Para llegar a tus metas, solo es necesario que progreses un poquito todos los días.  Será la suma de esos nanoavances (diarios) los que te llevaran a tu sima.  Acuérdate que un cohete gasta la mayor cantidad de gasolina durante el despegue – luego anda más que todo por inercia.  Así que procura ser perseverante en la etapa inicial de tu camino ya que en poco tiempo empezaras a sentir el fluir de tus acciones.

Practica – En la gran mayoría de los casos, alcanzar sueños requerirá un grado de diferenciación y que seas mejor que muchos en lo que haces.  Sueñes con ser un actor, un escritor “best seller”, un líder empresarial, un profesor, un atleta elite o un músico; ser mejor que las masas requiere práctica continua.  La estadística mas reciente dice que toma practicar 10,000 horas para llegar a ser de clase mundial. Practicar ese número de horas implica dejar de hacer otras actividades.  Mientras sacas tus propios cálculos, te recuerdo que cuando se trabaja en función de tus sueños, la definición de sacrificio cambia.  Con el costo de oportunidad en mente, el sacrificio real es dejar de hacer algo en función de tus sueños – no lo contrario.

Perseverancia – Ser terco paga solo si tu temple de personalidad viene respaldado por un plan claro.  Con claridad de objetivos será más fácil no rendirse jamás ante retos.  Jamás.  En vez aprende a encontrar las lecciones que dejan los momentos difíciles – y crece gracias a ellas.

Responsabilidad – No dudes por un nanosegundo que, aunque hay personas que están dispuestas a aconsejarte y hasta apoyarte en el camino a tus sueños, tú eres la persona más interesada en que tú alcances tus sueños.  Por tanto, no esperes a que otros tomen acción, asuman riesgos y practiquen por ti.  Es decir, responsabilízate por hacer tus tareas.

Riesgos – Para aquellos que se auto tildan conservadores en cuestión de riesgos, les recuerdo que el riesgo mayor es no tomar riesgos.  Mas aun cuando piensas en el costo de oportunidad que representa la inactividad y el parálisis por sobre análisis.

Buena semana.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>