…No hay ni novia fea…


bad_boss_Ni jefes malos. 

Y si crees que la razón que creo que no hay jefes malos es porque toda mi carrera he sido privilegiada con jefes “justos y buena gente”  – comparto que gracias a las instrucciones de uno me sangraron los puños de las manos.  Me exigió raspar hasta el último hielo que estaba pegado (como con cemento) a las paredes de un refrigerador. También me reporte a una jefa que a diario me ladraba órdenes – entre ellas que le pidiera taxis, siendo que su teléfono, al igual que el mío, tenía programado el número telefónico de la compañía de taxis.  En mi opinión, era un mal uso de recursos – en la opinión de ella, yo debía abandonar lo que estaba haciendo para seguir su orden. Reporte la situación ya que era recurrente, al departamento de recursos humanos. Me gane un memo – que vino acompañado de un regaño.

Aun así, sostengo que no existen jefes malos.  Ya que sin duda de todos se aprende – y por eso todos son buenos y necesarios en una carrera sana.  De unos aprendes que hacer cuando seas jefes, de otros aprendes que no hacer.  Por tanto ambos son piezas importantes en tu carrera.

Es gracias a esos jefes que te retan que algún día serás tu una mejor jefe; sabrás ser firme y a la vez justa, sabrás dar dirección y a la vez escuchar.

Imaginariamente cargo a todos mis jefes, los “justos” en un hombro, los “injustos” en el otro.  Me refiero a ambos a diario.  Eso si, solo dejare que mi equipo les cuente en que tipo de jefe me he convertido.

Buena semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>