Setenta y dos


office-partyHoy hace seis años (setenta y dos meses) empecé a publicar en este blog.

El 20 de julio del 2008 lo llamé el día de la interdependencia – siendo que en ese momento en mi vida laboral veía con claridad el poder de primero ser auto sostenible en cuanto a mis competencias profesionales para luego aportarlas a un equipo – y de esa manera optimizar los resultados obtenidos. Aun creo que ser interdependiente y colaborar con un equipo de trabajo es la manera mas eficaz para alcanzar algo mas grande que uno mismo. Sin duda que la suma de las partes es mas grande que cada una de las partes.

En los setenta y dos meses que han transcurrido desde que inicie a publicar en este blog he vivido un sin fin de experiencias en mi vida laboral y personal – de las cuales es posible extraer aprendizajes.

Para celebrar – ni tan en privado el sexto aniversario de mi blog – durante las próximas semanas compartiré con ustedes mis lectores dichos aprendizajes en la forma de setenta y dos notas mentales, una por cada mes que ha transcurrido.

¡Así que tomen nota!

Nota mental 1 de 72: Si en tu día a día no estas enfrentando retos y sintiendo un poco de incomodidad quiere decir que estas en una situación laboral que ha dejado de aportar a tu mejora profesional. Evolucionar profesionalmente no es responsabilidad de tu empleador.   Esta en tu control buscar – dentro de tu actual puesto – nuevos retos, proyectos y oportunidades. Observa bien que haces frente a situaciones que no son de tu absoluto agrado – ¿permaneces paralizado disparando quejas – y apuntando dedos a factores externos a ti como el genio de tu jefe, la economía y el ámbito político? ¿O tomas las riendas y buscas soluciones, posibilidades y en general entiendes que tu eres responsable por tu bienestar laboral – no tu jefe, ni la economía, ni los políticos?

Nota mental 2 de 72: En el momento que escribí mi libro ¡desArréglate! mi permanencia promedio en un puesto de trabajo era catorce meses. Hoy, después de cinco años, sigo vinculada a la empresa familiar. ¿Sera que acercándome a la cuarta década de mi vida me he tornado mas tolerante – y a la vez mas conformista? Tolerante quizás – conformista jamás. El hecho que mi permanencia laboral se haya extendido – y de manera exponencial – es evidencia de que hoy, mas que antes, se que quiero y necesito de un trabajo – y de mi vida laboral en general. También he aprendido como pedirlo para conseguirlo.   Una de las reglas cardenales de mi existencia laboral es – ante todo es importante tomarse el tiempo para identificar que se quiere y que se necesita. Una vez lo identifiques – no esperes a que otros te lo concedan – esta en tu control conseguirlo.

Nota mental 3 de 72: Toda vivencia tiene su razón de ser. Bueno, malo – tibio – todo aquello que pasa a nuestro alrededor eventualmente adquiere sentido dentro de un rompecabezas mas grande. La clave radica en aplicar este entendimiento al momento en el cual estamos viviendo lo bueno, lo malo –y lo tibio. De esa manera cada experiencia adquiere mayor sentido – y como tal se torna mas fácil manejar cada situación. Lo anterior aplica en especial a aquellas situaciones que nos retan – y que nos llevan a nuestro borde personal.   Para volar – y no caernos al abismo desde ese borde, es importante aprender a reconocer las lecciones de cada experiencia – sin perder tiempo lamentando lo ocurrido. Saber extraer enseñanzas en tiempo real requiere intención – pero mas que todo hace un llamado al conocimiento de que todo pasa por alguna razón – sea esta oculta o aparente a nosotros. Confiar en que todo tiene una razón de ser – nos devuelve parte del control en un mundo caótico. 

Nota mental 4 de 72: Aquellos con existencias en cubículos, estaciones de trabajo y oficinas tenemos mucho que aprender de los surfistas. El buen surfista no se queda esperando a que la ola perfecta llegue. Mas bien aprende a aprovechar cada ola – tal y como llega. Mas aun, el buen surfista no se asusta y huye a las olas mas grandes. Mas bien se emociona con el aspecto impredecible de cada ola.   Aplicar estos principios a nuestra propia vida laboral – día a día – nos pondrá en una mejor posición para responder a retos, para encontrar soluciones – y para sentir un rush de adrenalina frente a situaciones nuevas o incomodas – en vez de malgenio y frustración. Esto marca la diferencia entre preguntar ¿Por qué esto me pasa a mi? y trascender a preguntar ¿Cómo podre resolver o enfrentar esto? ¿Esto como aporta a mi carrera?

Nota mental 5 de 72: Tomarse el descanso tan en serio como el trabajo es la clave para permanecer productivo por mas tiempo. Uno de los preceptos de la religión judía es la observación del Shabat. Aunque hay tantas interpretaciones de esta practica como lo hay miembros de la cultura judía – el Shabat fomenta la importancia de descansar y romper con la costumbre de “hacer”, un día a la semana.   Desde el viernes a la caída del sol – hasta el sábado a la caída del sol, los que observan el Shabat, dentro de lo principal: no encienden luces, no cocinan, no montan en carro – y mas que todo procuran no crear nada y pasar el día de manera tranquila atendiendo a los servicios en el templo. A simple vista parece algo fácil – eso de “no hacer nada”. Para alguien como yo cuyo cuerpo y mente están acostumbrados a andar sin parar – luego de varios intentos – tan solo he logrado no mirar mi celular por 4 horas en la mañana del Shabat. ¿El resultado? Un sentido de renovación y claridad mental que no lo dan ni el mejor sueño.

Buena semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>