Primeros auxilios (para resucitar el tiempo)


(Tiempo “muerto” – término comúnmente utilizado para describir aquel espacio de tiempo no productivo sea porque se está en tránsito al trabajo o de regreso – o porque se está esperando a ser atendido.  Típicamente los profesionales lo viven en un medio de transporte, sea un bus, ferry, tren (o subway), carro  o avión, o en una sala de espera, sea de un aeropuerto o en la oficina de un cliente o proveedor.)

Las estadísticas demuestran que en EEUU el tiempo promedio de viaje para llegar al trabajo es 25.4 minutos.  Siendo esta la cifra de referencia utilizada en el mundo laboral – y aceptada como el tiempo de transito inevitable cuando se trabaja fuera de casa.  La realidad es que dependiendo de tu profesión, y en qué parte del mundo trabajes, el tiempo diario, tanto de transito como de espera, en promedio oscila entre 1 hora y 3 horas.  Este promedio diario incluye el tiempo de transporte de ida y regreso al trabajo, el de transportarse a reuniones fuera de la oficina y el tiempo de espera, sea a un cliente, a un proveedor o colega.   Es decir, hay profesionales que en una semana laboral (de 40 horas), tienen de 5 a 15 horas de tiempo “muerto” – lo cual traduce a 12.5% a 38% de su semana.  Cosa que hace un llamado masivo a repensar como abarca cada profesional esos espacios de tiempo “muerto” – para encontrar formas de aprovecharlos al máximo.

Entonces ¿cómo infundes vida a ese tiempo “muerto”?

Primero:

  1. Acéptalo – Es real que algunos profesionales deben pasar hasta 90 minutos en tránsito para llegar a sus trabajos; mientras otros toman aviones con frecuencia; y otros pasan horas esperando a ser atendidos.  El primer paso para pasar de mirar al techo o hablar con la recepcionista acerca del clima o del último novio de la presentadora de noticias con mayor rating,  a sacar el máximo provecho a ese tiempo “muerto”  es reconocer que hay momentos en tu día de espera – o tránsito.  Ojala vayas más allá de reconocer ese tiempo – y lo cuantifiques. Una vez sepas que pasas 5 horas a la semana – o 10 – metido en un trancón sin hacer nada,  sospecho te resultara difícil seguir desperdiciando tu tiempo.
  2. Prepárate – Muchos desperdician esos espacios de tiempo porque los agarra de sorpresa y entonces  no tienen nada más que su celular para aprovecharlo.  Aunque es importante revisar correos y responder llamadas*, hay más maneras para aprovechar este tiempo.

Te doy unas ideas:

  1. Estudia – ¿Sabías que en el típico programa de MBA sugieren estudiar 20 horas a la semana?  Es decir, si pasas en tránsito o esperando 10 horas a la semana, ya tienes 50% del tiempo requerido para cursar un MBA.  Piensa en eso la próxima vez que te toque un trancón camino al trabajo – o que un cliente te haga esperar en su recepción.
  2. Actualízate – Gracias a tecnologías como flipboard y podcasts es posible acceder publicaciones a nivel mundial.   Expande tus horizontes – no te límites a la prensa local.  A las revistas de farándula apártateles como si fueran una plaga.
  3. Planea y resuelve problemas – Estar distanciado del run run de la oficina es una de las mejores maneras para alcanzar claridad mental – y pensar en soluciones y planear.  Para entrar en onda entrena a tu cerebro a estar activo, hazte preguntas abiertas– ¿Cuál es otra manera de mirar esta situación? ¿Qué otras opciones tengo?  ¿Cómo puedo resolver esto…? ¿Qué haría mi mentor(a) en esta situación? ¿Qué haría Warren Buffet y Sheryl Sandberg?
  4. Enfócate – Los vendedores que sobresalen tienen el habito de ponerse objetivos claros antes de una visita.  Así no seas un vendedor, procura pausar camino a una reunión, y pensar que buscas alcanzar u obtener por medio del encuentro.
  5. Medita – La realidad es que amenazas – o retos – son parte constante de una vida laboral sana y productiva.  La clave reside en aprender a responder de maneras que no atenten contra tu salud.  La meditación es una excelente técnica  para manejar los efectos del estrés – siendo que al poner tu mente en blanco, por aunque sea unos minutos al día – interrumpes la producción de cortisol.  Siendo el cortisol la hormona que más produce el cuerpo cuando identificamos una amenaza – o reto.  Es la responsable, por un lado, de subir la producción de glucosa – lo cual da energía para pelear o huir de amenazas – y poner tu cerebro a pensar.  A la vez el cortisol suprime las funciones de digestión, metabolismo y de reproducción.  Cosa que si se mantiene por un tiempo, conlleva a problemas de salud, como sobrepeso, insomnio, hipertensión – entre lo principal.   Sin duda que gran parte de ganar la batalla contra el estrés es lograr mantener los niveles de cortisol bajos en el cuerpo.  Aclaro que no es necesario ponerse en posición loto y prender incienso para meditar.  Es posible practicarla sentado en un bus, avión o en una sala de espera.  Tan solo cierra los ojos y lleva tu atención a tu respiración.  Así de fácil – y accesible es meditar.  Inténtalo y me cuentas.

Buena semana.

*Nota: En cuanto a hacer llamadas, no es recomendable hablar sobre temas confidenciales en espacios públicos.

One thought on “Primeros auxilios (para resucitar el tiempo)

  1. Hola Silvana, que buen blog, te veo muy activa!!! te recomiendo leerte The One Thing.

    Gracias por contactarme el otro día..el mail que uso es el de gmail…

    Que buena cosa escuchar de ti, muchos saludos,

    Berny

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>