¿Por qué un mundo desArréglado es un mundo mejor?


humanize-pr-marketingMi libro ¡desArréglate! es parte de una conversación que busca humanizar el ámbito laboral. ¡desArréglate! es diferente  por que no critica el sistema de leyes, ni las políticas y practicas de los departamentos de recursos de humanos.  Esto en vista de que yo creo que el ámbito laboral, gracias a un sin numero de reformas,  en el 2014 es lo mas humano que ha sido en la historia del trabajo. Para los que aun lo dudan, les recuerdo acerca de lo que empleadores ofrecen a empleados; tiempo flexi, días personales remunerados, el tele trabajo, subsidios para educación superior, créditos de vivienda por medio de fondos de empleados, licencia de maternidad remunerada para mamas y papas…y la lista continua.

Por eso¡desArréglate! hace un llamado masivo a que los empleados se responsabilicen por su propia condición humana – y empiecen a percibir su vida laboral como una fuente de significado y propósito en su vida.

Entonces ¿como un empleado se relaciona de manera humana con su trabajo?

  1. Entendiendo que es su responsabilidad.  Un jefe, ni una empresa tiene el poder de quitarte tu condición humana – ni de dártela.  Tu decides como percibes tu trabajo – si es algo que le resta a tu bienestar  o si es una pieza integral de tu vida, que sin duda contribuye a tu bienestar. Si decides lo ultimo haz iniciado el camino a trabajar como ser humano.
  2. No existe el tiempo libre – tampoco existe el tiempo para trabajar.  Ambos son una invención lingüística de Pedro Picapiedra.  En realidad tu y yo solo tenemos tiempo de vida.  Depende de cada uno de nosotros como llenamos ese tiempo de vida – que sin duda es limitado.  Mas aun esta dentro de nuestras posibilidades llenar ese tiempo con practicas que nos hacen sentir satisfechos.  La diferencia radica en preguntar ¿qué hago CON mi tiempo de vida? en vez de preguntar ¿qué hago EN mi tiempo de vida?  La vida no es algo que se encuentra, es algo que se crea.
  3. ¿Qué te guía? ¿Llegas el lunes en la mañana a la oficina arrastrado tus pies, sintiéndote arriado – y guiado por la ley del mínimo esfuerzo – pensando que tu jefe es un villano malgeniado – y que los clientes son unos jodones insufribles?  ¿O dedicas tiempo a encontrar como nutrir tu mente, tu alma y tu cuerpo, por medio de lo que haces con tu tiempo de vida?  Recorderis: los humanos tienen mente + alma + cuerpo.
  4. La relación es mas importante que la transacción.  Sea que estes buscando vender algo, negociar un alza de sueldo o manejar a un equipo – la constante es que hay seres humanos involucrados.  Siendo asi, es mi filosofía que vender, negociar y manejar personal es el inicio de una relación – no el fin de una transaccion.   Ante eso, la relación es mas importante que la transacción.  Preservar la relación no se hace por medio de buscar ser querido por todos – y llegar a resultados que no te benefician. Se logra humanizando cada encuentro.  Por ejemplo, al dar retroalimentación a un empleado primero busca ganarte su confianza.  Dile algo bueno que ha hecho.  Luego apunta a su oportunidad para mejorar. Y termina acordándole lo bueno que es.  Eso no es ser un jefe lambón – ya que la pregunta es ¿si ese empleado no tiene nada bueno para ofrecer – entonces porque estas perdiendo el tiempo de ambos apuntando a sus oportunidades para mejorar?  Ahorrarías tiempo despidiéndolo  – y problema resuelto.  La realidad es que si estas retroalimentado a un empleado, quiere decir que ese empleado tiene mucho para ofrecer – y que un aspecto (o pocos) – podría mejorar.  Asegúrate que ese sea el mensaje que le comunicas.  Esto me lleva al próximo punto.
  5. No confundas lo “humano” con lo “buena persona.”   Yo creo que se puede alcanzar el éxito siendo humano.  Como jefe, he recibido criticas por aplicar un estilo colaborativo con mi equipo.  La principal retroalimentación que escucho es que ciertos integrantes de mi equipo se aprovechan de mi bondad.   A eso respondo: prefiero pecar por confiar en la capacidad de cada individuo para tomar decisiones, ser creativo – y en ultimas para ser un humano pensante – que pecar por arriar con una mano dura.  Aunque hay excepciones (¿qué regla no las tiene?), el nivel de motivación de las personas perdura en el tiempo cuando perciben que sus jefes confían en sus habilidades y  respetan su profesionalismo – y reconocen que son humanos.  Siendo así prefiero manejar las excepciones – que perder la oportunidad de sacar lo mejor de cada ser humano en mi equipo.

Si decides desArreglarte – cuéntame: silvanaroiter@gmail.com

Buena semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>