Promiscuidad permitida


La lealtad hacia una empresa o empleador esta tan paseé como las medias con bolita. En el mundo globalizado e híper competitivo de hoy, la estamina profesional ha sido reemplazada por la promiscuidad laboral.  Y no es porque nosotros los empleados buscamos la satisfacción inmediata, o porque somos cortoplacistas o porque sufrimos del Síndrome de Déficit de Atención.  Cada vez mas, los empleadores entienden que en el balance final, resulta mas lucrativo un equipo de profesionales que producen resultados en 12 meses que un grupo de personas que durante 12 años van a hacer acto de presencia.

Entonces si al igual que yo haz ocupado varios puestos en un espacio de tiempo considerado corto – y como tal tu hoja de vida grita ¡promiscuidad laboral! no entres en pánico – ni dejes a un lado tus ambiciones.  En vez:

  1. Saltar empleos no es el elefante en el cuarto.  Aunque una hoja de vida con varias paradas tiende a despertar sospecha en futuros jefes, una trayectoria laboral prolífica en logros la tiende a calmar.  Así es que ármate con argumentos de peso, ejemplos y demás para demostrar que tu real motivación profesional es contribuir y producir resultados donde sea que trabajes – así permanezcas tan solo meses.
  2. Tener talento paga.  La buena noticia es que si llevas un tiempo prudente trabajando, probablemente poseas más de un talento. La clave esta en reconocerlos y luego saber demostrarlos en entrevistas. Empieza haciendo una lista de tus competencias, fortalezas y experiencias que han creado un mayor impacto positivo. Aquí no hay campo para humildad ni prudencia.
  3. Que no falte interés.  De muy poco sirve poseer competencias para llevar acabo un trabajo si poco te interesa realizarlo. Ese interés es lo que comúnmente llaman pasión y compromiso. Siendo que ambos están directamente relacionados con tus valores personales, no son fácil de fingir, por lo menos no por un periodo de tiempo extendido.  Piensa en eso la próxima vez que te encuentres frente a un futuro empleador – ya que si finges, la más perjudicada serás tú.

Buena semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>