Otro tipo de práctica


En el ámbito del trabajo o por fuera, pocas experiencias en la vida nos producen la satisfacción que sentimos cuando hacemos bien una actividad.  Sea que cuadremos el balance de una unidad de negocios, cerremos una venta o resolvamos un problema técnico; o sirvamos un ace en tenis, nos paremos de cabeza en clase de Yoga o  logremos hoyo en uno en golf, desempeñarnos bien nos da un viaje de adrenalina único.

Resulta que llegar a nuestro máximo desempeño – y sentir ese high –  no es accidental, tampoco es como perseguir el final de un arco iris.  Más que cualquier cosa, toma práctica consciente, algo que esta al alcance de todos.  Es decir, practicar sin entender que buscamos, es igual que poco o nada.

Para que tu practica, dentro y fuera del cubículo, sea consciente, a continuación comparto unos tips:

  1. Toma tiempo – ni el mejor pianista del mundo, Lang Lang, nació sabiendo tocar piano.  Los expertos dicen que toma 10,000 horas de práctica para llegar a tu mejor desempeño en una actividad.  Este numero, mas que informarnos acerca de una cantidad real de horas, apunta  a que repetir una actividad produce resultados.  En ese sentido, la practica hace permanente.
  2. La competencia es contigo mismo – la realidad es que existen múltiples factores que determinan si le ganas o no a otros.  Unos no los controlas, otros si.  El principal factor que controlas es tu propio desempeño.  Dentro de ese marco, la meta final es alcanzar tu mejor desempeño; lograr derribar tus propias barreras, sean estas físicas o emocionales.  Tanto así, que si te enfocas en ganar le quitas la atención al factor que controlas – y de esa manera pones en riesgo tus resultados.  Si le acercas la lupa al sentimiento que produce ganar, entenderás que en gran parte lo causa la satisfacción de saber que te has desempeñado bien. Su causa no es la satisfacción que otro ha perdido.
  3. Derribar barreras internas – la pared más alta que te separa de alcanzar cualquier meta eres tu y tus creencias.  Creer que eres capaz de algo, que tan solo te tomara tiempo para lograrlo, es la gasolina emocional que necesitas para perseverar en la cara de retos y derrotas.  Si por el contrario crees que después de uno o dos intentos fallidos el juego ha terminado para ti – entonces así es.
  4. Equivocarse, un bien necesario – antes de llegar a tu máximo desempeño será necesario que te equivoques incontables veces.  Aprende a percibir tus errores como retroalimentación constructiva.  Equivocarte es señal de que estas experimentando para encontrar la mejor manera de hacer algo bien.  Entonces cada vez que te equivoques, en vez de ofuscarte o frustrarte,  busca las lecciones y  procura aplicarlas para mejorar tu practica.  Es decir, al caerte, aprende a pararte y a volver a intentarlo de una manera diferente.
  5. Es un proceso – cada persona pasa por diferentes etapas en su camino a su mejor desempeño.  Sincronízate con tu ritmo.  No confundas tener paciencia con ser laxo contigo mismo.  Paciente es el ambicioso que sabe que debe perseverar hasta alcanzar su meta.  Por eso continúa tratando – y no se rinde jamás.
  6. Juego serio – aunque es importante tomarnos en serio nuestra practica (consciente), también es importante no estar tan serios cuando lo hacemos.  El sonreír ligeramente mientras practicamos ayuda a relajarnos y a permanecer mas abiertos y perceptivos.  Procura sonreír suavemente sin importar cuanto esfuerzo estés ejerciendo.

Buena semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>